Un amigo me mandó la foto de su gato lamiendo un chupetín. Dice que le encantan.